10 consejos de vendedor a vendedor

iSiigo consejos ventas

No importa cuántos años llevemos vendiendo o cuántos clientes hayamos generado, en estos tiempos especialmente, cada operación ha de ser gestionada con la máxima profesionalidad. Aquí van algunos consejos que siempre está bien recordar.

 

 

 

 

  1. Tú eres –tu nombre- S.L.   Sí, es cierto, eres parte de un equipo y está bien que seas un buen jugador de equipo,  pero eres un delantero y te pagan por meter goles. Ponte objetivos a corto, medio y largo plazo, por supuesto, que estén alineados con los establecidos por la empresa, identifica los indicadores que son más relevantes para ti y establécelos como tu sistema de control propio.

  1. Comienza cada acción teniendo claro el objetivo. ¿Para qué haces esa llamada? ¿Para qué te reúnes ese día? ¿Por qué envías ese email?  Ten claro el objetivo de cada acción y como se integra dentro de tu estrategia de venta en esa operación.

 

  1. Actúa de modo estratégico.   Piensa si todo lo que estás haciendo es sostenible, cómo los ingresos que obtengas de una cuenta en el corto plazo se van a conectar con los del largo y ten siempre en cuenta que independientemente de la empresa para la que trabajes es tu nombre el que se compromete en la operación en la que estés; respétate como profesional y vela por los intereses de tu empresa, los tuyos y los de tu cliente. Y si la única estrategia de tu empresa es –What are you going to close this month strategy-…. pues sal corriendo de esa empresa tan pronto como puedas.

 

  1. Escucha. No seas vendedor cocodrilo que es aquél que habla el doble de lo que escucha (mucha boca y poca oreja). Escuchar y hacerlo empáticamente es clave  en ventas.

 

  1. Compromete sólo con aquello que puedas cumplir. No vendas motos, eso no es sostenible, ni tampoco digas que no a todo porque en tu empresa haya gente que quiere vivir muy cómodamente y ante cualquier planteamiento fuera de su rutina la respuesta siempre sea no se puede. Cuando tengas dudas comprueba qué se puede y que no antes de comprometerte con tu cliente y después confirma que se cumple lo que tú y tu compañía os habéis comprometido a realizar; y si tu compañía recurrentemente al menor problema os deja –tirado-  al cliente y a tí, pues igual que en el punto 3, piensa en buscar una compañía seria.

 

  1. Prepárate. Investiga a tu cliente, la persona con la que vas a hablar, la empresa, planifica bien tu conversación telefónica, la reunión, quién es quién y por qué están involucrados en ese proceso.

 

  1. El diablo está en los detalles. Normalmente las diferencias entre el que gana y los dos siguientes de la lista suelen ser pequeñas y todo suma; revisa las veces que sea necesaria tu propuesta, la claridad de la misma, si quedan recogidas las necesidades de tu cliente y cómo las resuelves; se cuidadoso en todas las fases de la operación y no –ningunees- a nadie por poco importante que te pueda parecer.

 

  1. Eres un experto y como tal te has de formar y mantener actualizado. Lee, habla con gente, participa en grupos de opinión…

 

  1. Mantén posibilidades altas de ganar o abandona la oportunidad, pero no pierdas el tiempo. Para ello cualifica, cualifica y cualifica en todas y cada una de las fases de la oportunidad y si no encajas y no puedes parar la operación hasta que te ajustes a sus necesidades o hacer un cierre de alguna de las partes donde si encajas, sencillamente y de modo educado y sutil, abandona esa operación.

 

  1. Disfruta  con tu trabajo, aporta valor a tu cliente y captura valor para tu empresa y para ti. Hay pocas cosas tan gratificantes profesionalmente hablando como ver que somos capaces de generar valor, satisfacción en nuestros clientes y además ganar dinero haciéndolo.

 

 

Alvaro

 

 

Tags: ,